Se sustituirán las palmeras de la Alameda por Ciruelos rojos

Los ciudadanos de Coín elijen el ciruelo rojo para ajardinar la plaza Alameda

Esta ha sido la especie escogida a través de un proceso de votación abierto a todos los vecinos, que han expresado su opinión para embellecer la plaza más emblemática del municipio.

Los vecinos de Coín ya han escogido el tipo de arboleda que quieren en una de las plazas más emblemáticas del municipio, la Alameda. La concejalía de Participación Ciudadana abrió el pasado día 20 de marzo, hasta el 28, un proceso de participación para que votaran entre cuatro especies arbóreas que determinó el área de Medio Ambiente, atendiendo a ciertos criterios para preservar la conservación del pavimento de la plaza, así como para conseguir dar sombra en la misma y que pueda ser disfrutada por los vecinos.

El resultado del proceso ha sido claro y ha salido elegido el ciruelo rojo como la especie preferida por los ciudadanos. El concejal de Participación Ciudadana y Medio Ambiente, Antonio Lucena, ha explicado que han participado un total de 157 personas, de las cuales 108  han votado a través de la web municipal y 49 de forma presencial. El ciruelo rojo ha recibido 68 votos, frente a los 35 del aligustre, 30 del arce y 24 del naranjo amargo.

Este árbol de hoja caduca permitirá que durante el invierno de el sol en toda la Alameda, mientras que en verano los vecinos podrán disfrutar de la plaza a la sombra de estos árboles. Además esta especie requiere poca agua para su crecimiento, tienen una altura que no supera los diez metros y son fáciles de podar para conseguir la forma más adecuada. Aunque sea una planta que tira sus hojas en otoño, no genera muchos más residuos para evitar ensuciar el suelo de mármol de la plaza o el peligro de resbalarse para los peatones. También presentan unas raíces poco agresivas para no dañar los edificios cercanos.

Lucena ha señalado que después de Semana Santa se iniciarán los trabajos para retirar las palmeras que están muertas en la plaza y se sustituirán por los ciruelos. Unas labores complicadas por la gran altura de las palmeras, que no sobrevivieron al trasplante durante las obras de remodelación de este espacio.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*